El Punto de Encuentro Familiar: red protectora y de apoyo psicosocial a familias en crisis *

| | | |
Imagen: freepik

La primera vez que escuché hablar de un Punto de Encuentro Familiar pensé en un lugar familiar abierto, creado para que los miembros de la familia pudiesen encontrarse y compartir de manera lúdica y positiva, un lugar como un centro comercial o un complejo turístico; luego entendí que realmente es una red protectora y un recurso psicosocial no voluntario que permite a las familias en crisis alcanzar los recursos necesarios para la adaptación de todos sus miembros a una nueva dinámica familiar, tras una ruptura generada por más causas que una ruptura de pareja. Sin olvidar siempre que su eje central es el salvaguardar el bienestar físico y psicológico de los hijos e hijas así como su derecho a relacionar con su padre, madre y demás familia; favoreciendo que padres y madres focalicen de nuevo en el cuidado de los más vulnerables de su familia, gestionando adecuadamente las dificultades generadas de su nueva dinámica familiar.

La familia en crisis se siente vulnerable y temerosa ante esta nueva realidad, dudando no sólo de sus habilidades personales para enfrentarse a la situación, sino también desconfiando, y aún más, de las habilidades del otro. El malestar causado por la separación y quizá también por la mala relación previa a ésta, provoca una deslegitimación de ambos miembros de la pareja. El papel de los profesionales del Punto de Encuentro familiar que trabaja con la familia es fundamental para conseguir su implicación positiva.

Y es que la ruptura familiar genera malestar en todos los miembros de la familia, afectando especialmente a los niños y niñas. Así, es necesario un sobreesfuerzo que permita adaptarse a la nueva realidad de la familia, la misma, generada por la tensión y hostilidad en muchos de los casos de separación de pareja, situaciones de violencia de género, padres o madres con patologías psiquiátricas que dificultan el cuidado adecuado de los niños y niñas, o familias en situación de dependencia a substancias. Llegando en este momento a ser el eje central de la dinámica familiar, el conflicto, acabando el mismo por destruir las relaciones familiares sanas y perjudicando al bienestar psicológico y social de sus miembros. 

Y llegados a esta nueva dinámica relacional, debemos plantearnos cuán es la afectación que esto genera en los niños y niñas, siendo de las más grosas tareas hacer frente a los numerosos y bruscos cambios familiares generados, negociando y tratando de reorganizarse. Permitiendo todo ello, no obstante, que se garantice la continuidad de las relaciones paterno y materno filiales o con familia extensa evitando que los hijos e hijas queden atrapados en las desavenencias de sus personas progenitoras o se conviertan en instrumentos utilizados para alcanzar objetivos individuales.

Por ello, se dispone de estos espacios neutrales y seguros, en abreviado “PEF”, creados para que los niños y niñas en situación difícil de ruptura familiar puedan seguir relacionándose con su familia, llevándose en él las intervenciones necesarias a fin de proteger su desarrollo personal, afectivo y emocional, siempre que no resulte contrario a sus superiores intereses. Trabajando con las familias para fomentar sus habilidades de solución de problemas y comunicación, con el fin de alcanzar una adaptación a su nueva dinámica familiar, pero también adelantarnos y prevenir futuras dificultades.  Focalizándonos siempre en que los niños y niñas sufren (y mucho) cuando la dinámica familiar que conocen, se enturbia, y cuando (normalmente sin quererlo), padres y padres los hacen partícipes de los intereses “adultos”. 

Así, en todo ello podremos profundizar en el Curso “Intervención Psicosocial en Puntos de Encuentro Familiar” disponible en la Plataforma de Formación de nuestra entidad. Con él, se tratará de realizar una aproximación mayormente práctica que contemple desde la definición del Servicio hasta la dinámica de intervención que en él se realiza, permitiendo al alumnado participar del trabajo que se realiza en los Puntos de Encuentro Familiar.

Esta formación será impartida por la psicóloga y educadora social Cristina Allo Mouro, que conta con ampla experiencia en Puntos de Encontro Familiar como técnica de intervención familiar e coordinadora do servizo. 

Más información e inscripciones: https://plataformadeformacion.meninos.org

Publicacións similares

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará