25 de abril, Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato Infantil

| | |

Según datos de Save the Children, el 25% de niños y niñas en España han sido víctima de maltrato en su hogar.

La familia es el elemento clave cuando trabajamos en el ámbito de la protección a la infancia: son los padres, madres los que inicialmente tienen la responsabilidad de garantizar los derechos y la adecuada protección y cuidados a sus hijos e hijas. Son la primera alternativa, el recurso normal, que no único.

Un entorno familiar con riesgo para la infancia es aquel sumido en dinámicas de deterioro severo (por situaciones diversas de enfermedad, precariedad, exclusión, carencia de hábitos adecuados, crisis familiares, violencia, etc.) que amenazan y deterioran la función de afecto, seguridad y protección que la familia debe aportar, de forma que no se están proporcionando los cuidados adecuados a sus hijos e hijas.

Esto obliga en primer lugar a ayudar a las personas progenitoras cuando sus dificultades impiden el cumplimiento de su papel protector, complementar dichos cuidados cuando son insuficientes o establecer otros sistemas de cuidado cuando las personas progenitoras están imposibilitadas.

La intervención supone una atención personalizada de carácter integral, con un apoyo psicológico, social y educativo que permitirá romper esas dinámicas de funcionamiento deterioradas para que la familia:

• Pueda recuperar sus habilidades protectoras evitando la separación de los niños y niñas.

• Se pueda reunificar, en caso de que el deterioro haya sido tan severo que haya supuesto la institucionalización de sus hijos e hijas.

• O pueda alcanzar una mínima estructura funcional que les permita ser un referente positivo para sus hijos e hijas, aún en caso de separación.

Los programas de intervención familiar para la preservación y la reintegración que llevamos a cabo surgen como un modelo efectivo de trabajo para la práctica profesional orientada no sólo a evitar el maltrato, sino a promover bienestar, recuperar y estimular las capacidades y habilidades de las personas progenitoras en el adecuado cuidado y crianza de sus hijos e hijas.

Durante el 2018, hemos atendido a 1.043 niños, niñas y adolescentes, y a 802 familias a través de los programas de intervención. 

A estas cifras añadimos los 4.486 niños y niñas y 285 docentes participantes en nuestros proyectos educativos y preventivos.

Conoce más sobre nuestro trabajo en favor de los derechos de la infancia:

https://www.meninos.org/atencion_infancia_adolescencia_familia_es.html

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.