La vuelta al cole: una nueva oportunidad para el cambio

|
imaxe: freepik

Nuestra seña de identidad como organización social dedicada a la protección a la infancia es creer en el cambio y trabajar para el cambio, ver oportunidades y posibilidades ante cada dificultad. Esta mirada positiva y optimista es nuestra actitud irrenunciable en nuestra profesión, una actitud y vocación, si cabe todavía más exacerbada en estos tiempos inciertos que requieren todo nuestro compromiso, cooperación y creatividad.

Con esta vocación, en estos momentos en que la vuelta a las aulas, al proyecto educativo, es una necesidad y una prioridad, nos parece imprescindible recordar nuestra responsabilidad como sociedad adulta ante la infancia, sus derechos y sus necesidades, aprovechando las oportunidades de cambio, que cada dificultad trae consigo.

Volver a la escuela, al aula, al patio, al amigo, a la compañera, al profesor, al libro, … es volver a una o uno mismo, en todas las dimensiones de desarrollo del ser humano, especialmente en nuestra dimensión social y emocional que necesita al grupo para poder emerger, es volver al proceso natural de aprendizaje de cada niño, cada niña, que requiere más que nunca la colaboración de toda la sociedad, especialmente de las instituciones y las organizaciones sociales, con el sistema educativo.

Tenemos la obligación, pero también la oportunidad, de cambiar y mejorar, de crear entornos de aprendizaje seguros, inclusivos, participativos, protectores, en sintonía con las necesidades y potencialidades del ser humano.

Para ello hay que comprometer recursos económicos y humanos, pero sobre todo voluntades de consenso político y conciencia social con la importancia decisiva de la primera etapa de la vida en el desarrollo personal y social.

No perdamos esta oportunidad, volvamos como sociedad unida y cómplice con un sistema educativo centrado en las necesidades de la infancia porque #somosanosainfancia

Mónica Permuy López
Directora General

A volta ao cole: unha nova oportunidade para o cambio

O noso trazo de identidade como como organización social dedicada á protección á infancia é crer no cambio e traballar para o cambio, ver oportunidades e posibilidades ante cada dificultade. Esta mirada positiva e optimista e a nosa actitude irrenunciable na nosa profesión, unha actitude e vocación, se cabe aínda máis exacerbada nestes tempos incertos que requiren todo o noso compromiso, cooperación e creatividade.

Con esta vocación, nestes momentos nos que a volta ás aulas, ao proxecto educativo, é unha necesidade e unha prioridade, parécenos imprescindible recordar a nosa responsabilidade como sociedade adulta ante a infancia, os seus dereitos e as súas necesidades, aproveitando as oportunidades de cambio, que cada dificultade trae consigo.

Volver á escola, á aula, ao patio, ao amigo, á compañeira, ao profesor, ao libro, … é volver a unha ou un mesmo, en todas as dimensións de desenvolvemento do ser humano, especialmente na nosa dimensión social e emocional que necesita o grupo para poder emerxer, é volver ao proceso natural de aprendizaxe de cada neno, cada nena, que require máis ca nunca a colaboración de toda a sociedade, especialmente das institucións e as organizacións sociais, co sistema educativo.

Temos a obriga, pero tamén a oportunidade, de cambiar e mellorar, de crear contornos de aprendizaxe seguros, inclusivos, participativos, protectores, en sintonía coas necesidades e potencialidades do ser humano.

Para iso hai que comprometer recursos económicos e humanos, pero sobre todo vontades de consenso político e conciencia social coa importancia decisiva da primeira etapa da vida no desenvolvemento persoal e social.

Non perdamos esta oportunidade, volvamos como sociedade unida e cómplice cun sistema educativo centrado nas necesidades da infancia porque #somosanosainfancia.

Mónica Permuy López
Directora Xeral

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.