Día de la Salud Mental Materna

| |
Imagen: pvproductions

Hoy, 4 de mayo, es el día mundial de la salud mental materna. En España, un 10% de las mujeres que dan a luz sufren depresión posparto y un 4% trastornos mentales graves o complejos. El 75% de estas mujeres no son diagnosticadas ni tienen un tratamiento y seguimiento adecuados.  La enfermedad mental materna no tratada tiene consecuencias tanto en las madres como en sus hijos e hijas:

  • En las madres: 
    • Mayor consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias nocivas para ella o su hijo o hija.
    • Menores cuidados durante la gestación (vitaminas, controles, alimentación, etc.)
    • Aumento del riesgo de episodios futuros de depresión y otros trastornos mentales en la madre.
    • Mayor riesgo de suicidio.
    • Dificultades para una vinculación adecuada con el bebé.
    • No reconocimiento de las señales de su bebé y por lo tanto falta de respuesta adecuada a las necesidades del bebé, con consecuencias negativas para el crecimiento del bebé.
    • Menor tiempo de lactación materna.
  • En los hijos e hijas:
    • Peores resultados obstétricos:
      • Incremento del riesgo de parto pretérmino.
      • Incremento do riesgo de bajo peso al nacer.
    • Trastornos de conducta:
      • Lloran más fuerte y más tiempo. Más dificultades para regularse.
      • Poco tiempo en calma. Tendencia a la alerta.
    • Retraso en el crecimiento y en el lenguaje.
    • Mayor dificultad para establecer relaciones seguras, con tendencia al retraimiento social.
    • Mayor riesgo de infanticidio (aunque es muy raro, a veces puede producirse, en muchas ocasiones casos de psicosis posparto no tratadas).
    • Mayores tasas de psicopatología posterior en los niños o niñas. 

Hay unos factores de vulnerabilidad que hacen que esta enfermedad mental materna sea más probable:

  • Antecedentes psiquiátricos de la mujer
  • Antecedentes familiares: parientes de primer grado con problemas de salud mental.
  • Mala salud física: obesidad, tabaquismo, mala nutrición, estilo de vida sedentario…
  • Antecedentes toxicológicos.
  • Embarazo adolescente.
  • Actitud de la mujer ante el embarazo.
  • Falta de red social de la mujer.
  • Violencia de género.
  • Maltrato u otros traumas en la infancia.
  • Mala situación socioeconómica.
  • Mala situación en el entorno familiar.

Una intervención temprana con estas madres permite una mejoría en la salud integral tanto de la mujer como de su hijo o hija. Es por esto que desde el Programa de atención Perinatal de Meniños acompañamos a todas las madres que lo necesiten, desde el segundo trimestre de gestación ata que sus bebés tienen 18 meses, para así minimizar estos factores de riesgo y todas las repercusiones que implican en una etapa que consideramos tan importante como es  la maternidad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.